sábado, 9 de enero de 2010

La Niebla Púrpura



Por una estúpida apuesta Carla y yo nos colamos en una casa abandonada, en ruinas, llena de polvo y telarañas. Nada mas conseguir forzar la puerta un olor a moho invadió el aire, Carla se tapó la nariz y la boca con ambas manos, le miré suplicante para que nos fuésemos de allí pero ella con cierto desdén entró. Le seguí de cerca para no separarnos. Llegamos a una habitación medio vacía, con muebles viejos cubiertos con sabanas llenas de polvo. Caminó hasta el centro de la estancia y con las manos en las caderas dijo:

-Tss cuentos... esta casa no está encantada. Anda volvamos.

Una fuerza extraña me impidió moverme y me empujó hasta un rincón, mientras que Carla se quedó atónita al verlo, sus brazos, su cabeza, todo, parecía que estaba hipnotizada, muerta.

Caído en el suelo observaba como una ligera niebla purpúrea rodeaba su cuerpo inmóvil, levanto la cabeza como si de una marioneta se tratase, los ojos abiertos como platos en los cuales la pupila y el iris verdoso se fundían en un negro hipnótico, una sonrisa diabólica se esbozó en sus labios carmesí, separó los dientes y sus caninos se volvieron puntiagudos. Parte de su larga melena cubría su rostro dándole un aire aterrador.

Entre la niebla, detrás de mi querida amiga Carla, unos ojos rojos me miraban ferozmente, una mano vieja, esquelética, lívida se posó sobre su hombro, un escalofrió recorrió todo mi cuerpo, Carla al notar la mano se estremeció de placer y sus labios susurraron "Maestro"

Justo encima de mi se hallaba una ventana por la cual se colaban las primeras luces del alba. En los ojos rojos se vio que algo le perturbaba, y en el rostro de Carla se presentó la extrañeza, miro un par de veces al reloj de muñeca y asombrada un susurro casi imperceptible se escapó de sus labios. Carla, su “Maestro” y la niebla desaparecieron. Atónito me acerqué al lugar donde anteriormente se hallaban, palpé el suelo, comprobé el techo, nada... Extrañado dije:

-Pe-pero....¿Cómo?

certamen microrrelatos ventadepisos.com